Responsables ante Dios

Devocional cristiano

¿Le rinde cuentas a alguien? Todos necesitamos hacerlo porque sirve como una barrera de protección, manteniéndonos en el camino correcto.

Algunas personas actúan como si no respondieran a nadie; sin embargo, en última instancia todos somos responsables ante Dios, y algún día nos presentaremos ante Él para ser juzgados.

La Biblia describe dos juicios separados: uno será para los creyentes (2 Co 5.9, 10); y el otro, para los incrédulos (Ap 20.11-15).

La base de ambos son las obras de la persona, pero los resultados son muy diferentes.

Dado que Cristo soportó el juicio divino por los pecados de quienes lo siguen, estos nunca tendrán que dar cuenta por sus transgresiones.

Por eso, cuando los cristianos estén delante de Cristo, sus obras serán evaluadas para ser recompensadas.

Pero los incrédulos serán responsables por los pecados que cometieron, y serán sentenciados al castigo eterno.

¿Cómo se siente en cuanto al juicio que nos espera? Puede que sienta miedo si no ha puesto su fe en Cristo como su Salvador. Si es así, esta es una oportunidad para hacerlo.

Pero para quienes hemos creído en Él, la convicción del juicio debería inspirarnos a sentir gratitud por el sacrificio del Señor.

También debería motivarnos a vivir de una manera que agrade a Dios para que podamos escucharle decir: “¡Bien, buen siervo y fiel!”.

ad2